Populares de Balazote

Partido Popular de Balazote

EL GOBIERNO DE RAJOY FRENA LA DESIGUALDAD SOCIAL, QUE CRECIÓ 3,5 PUNTOS CON EL PSOE

Posted by ppbalazote en 2 marzo 2014

  • Desmontando el «apocalipsis» de Rubalcaba

  • En 2012, y pese a la profunda recesión, la brecha entre ricos y pobres dejó de crecer en nuestro país

Rubalcaba se dirige al Congreso durante el Debate sobre el Estado de la Nación

El el último Debate sobre el Estado de la Nación, el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, empleó sus dotes retóricas en pintar ante los ojos de los españoles el desolado espectáculo de un país hundido económicamente, postrado por el fuego cruzado de la crisis financiera y la –a su juicio– pésima gestión de la misma por parte del Gobierno. Sin embargo, un desapasionado análisis de los datos macroeconómicos ya disponibles sobre el comportamiento de nuestra economía desde el inicio de la legislatura parece refutar esta visión «apocalíptica» –en palabras de Mariano Rajoy– de la realidad española.

En concreto, uno de los puntos en los que más incidió el líder socialista en su lúgubre descripción de la España actual fue la brecha entre ricos y pobres: «Apoteosis de la desigualdad» fue una de las expresiones utilizadas por Rubalcaba. A la réplica que ya ofreció Rajoy en el Congreso vienen a sumarse ahora los datos de Eurostat: la desigualdad aumentó en España en las dos últimas legislaturas socialistas y las medidas implementadas por el Gobierno desde comienzos de 2012, a pesar de la recesión, parecen haber frenado esta tendencia.

La estadística no engaña

La oficina estadística de la Comisión Europea utiliza dos métodos para calcular la desigualdad en los estados miembros y en el conjunto de la Unión: el ratio s80/20 y el coeficiente de Gini. Este último, propuesto por el estadístico italiano Conrado Gini en 1912, es el más fiable y el utilizado en todo el mundo para medir el grado de desigualdad con el que están distribuidas las rentas entre los habitantes en un país determinado. Un índice de Gini 0% significaría una situación perfecta de igualdad: todos los ciudadanos ganarían lo mismo. En una nación con un coeficiente de Gini de 100% un solo habitante poseería toda la riqueza del país. España logró su índice de desigualdad más bajo en 2003, un 31%. A partir de ahí, a lo largo de las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno, la brecha entre ricos y pobres fue ensanchándose y pasó, en sus últimos cuatro años en La Moncloa, de un índice de Gini del 31,9% al 34,5%. Sólo en 2009 un millón de puestos de trabajo se volatilizaron. Este aumento del paro, unido a la bajada de sueldos y al recorte de algunas de las prestaciones sociales provocaron este incremento que dejó a nuestro país al nivel de desigualdad social de países como Grecia (34,3%) o Portugal (34,5%). En 2012 el índice de Gini de España se situó por encima del del resto de países miembros de la Unión Europea con entidad demográfica y económica similar a la de España. En concreto Alemania tuvo un 28,3%; Francia, un 30,5%; Italia, un 31,9% y Reino Unido, un 32,8%.

A pesar de la recesión que marcó el primer año de Rajoy en Moncloa, 2012, el coeficiente de Gini español sólo incrementó medio punto, hasta un 35%, frenándose drásticamente la tendencia que venía observándose hasta el momento. Una tendencia que también se pone de manifiesto al tener en cuenta que en 2004 el 10% de españoles con rentas más altas acumulaban el 15,1% de la riqueza y el 10% más pobre tan sólo el 2,6%. Cuando los socialistas dejaron el poder en 2011 el 10% de ciudadanos más ricos veían aumentado su porcentaje de la renta nacional al 16 y los pobres, reducida al 1,5%. Los porcentajes de 2011 se han mantenido en el primer año de gobierno del Partido Popular, lo que viene a certificar que la distancia entre ricos y pobres ya no crece en nuestro país.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy ya ha hecho pública su intención de revertir esta tendencia completamente a través de todas las medidas encaminadas a crear empleo, la mejor manera, según el equipo de Rajoy de combatir la desigualdad. Solo de esta manera, piensan en Moncloa, la economía española podrá volver a ser capaz de mantener y mejorar las políticas sociales. Los importantes sacrificios que el Ejecutivo ha pedido a la sociedad habrían sido, apuntan fuentes del Gobierno, imprescindibles para salir de la crítica situación en la que el equipo de Gobierno de Rajoy se encontró las cuentas públicas cuando se hizo con el poder en noviembre de 2011.

(larazón.es_2-3-14)

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.